Detrás de cada diseño existe una explicación que justifica el resultado, pero especialmente los logotipos. En mi caso he querido plasmar un concepto que englobe: el diseño, los dibujos y los tatuajes. Me siento identificada con la letra B, me gusta su forma, considero que es una letra dinámica en continuo movimiento con sus curvas y su redondez. Así es mi modo de trabajar y de actuar, siempre en movimiento. Tenía muy claro que quería una B en mi logo, pero ¿cómo plasmar en una letra tres directrices distintas? pues bien, la letra que he diseñado empieza siendo un dibujo (al fin y al cabo es la base) que he convertido a un diseño al retocar las líneas y llevarlo a una forma más geométrica y proporcionada. Una vez diseñado, perfectamente podría ser un tatuaje. Llevamos bastante tiempo poniendo de moda nuevas tendencias con los tatuajes, ahora se llevan más pequeños, casi ocultos en rincones del cuerpo, parece que hay un reto donde priman los tatuajes que miden menos cm. Ahí encajaría mi logo, es fácil imaginarlo sobre la piel, junto al hueco de la muñeca. Es más, quizá algún día lo acabe plasmando… quién sabe. Justo debajo mi nombre con la tipografía Ailerons, siempre me ha gustado esta fuente, es moderna, está entre las últimas tendencias y creo que refleja un aire joven y nuevo, pero al mismo tiempo serio. «Ilustración y diseño gráfico» cierra mi logo, en negro y con peso, quiero centrarme ahí, es mi trabajo y me dedico a ello, es importante hacer hincapié. Para este caso recurro a la fuente Arial. Una fuente clásica y recurrente que permite una buena legibilidad allí donde me interesa dejar huella. Por último, ¿porqué rojo? no es un rojo al uso, es un rojo ruby. Tiene fuerza, tiene potencia y sobretodo elegancia lo mires por donde lo mires.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *